seguridad perimetral

El cerco eléctrico, una barrera de calidad

A la hora de resguardar propiedades (casas, instituciones, empresas, fábricas, compañías, etc.), uno de los componentes básicos y más efectivos son los cierres perimetrales, de los que existen diferentes tipos, para distintas necesidades.

Por un lado, los cercos eléctricos ofrecen tres tipos de barrera.

La primera, y más evidente, es la física, ya que están compuestos por un cerco con hembras de alambre, lo que representa una primera dificultad para intentar ingresar de forma inapropiada a un recinto.

Luego, está la barrera eléctrica, que arroja 50 pulsos de alto voltaje por minuto, monitoreando las hebras positivas y negativas y haciendo sonar una señal de alarma si es que la cerca hubiera sufrido un intento de traspaso.
Finalmente está la barrera sicológica,debido a que actúa por su sola presencia y convence a los delincuentes de retirarse, porque les llevará demasiado trabajo traspasar un cerco eléctrico.
Por estas razones, dentro de los sistemas de seguridad, este tipo de barrera con voltaje es una de las preferidas, tanto por casas como por empresas.
Be Sociable, Share!

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *